¿Qué leña debo usar para la chimenea?

¿Qué leña debo usar para la chimenea?

Además de elegir la mejor opción en puertas de chimenea cuando nos decidimos por un modelo que emplea leña, hay otra decisión que debemos tomar si queremos aprovechar al máximo las características de nuestra chimenea. Seleccionar el tipo de leña que vamos a usar nos permitirá optimizar todavía más el combustible que usamos. Por ello queremos echar un vistazo a los tipos de leña que hay disponibles para ver cuál es la adecuada en función de nuestra chimenea.

¿Que leña debo usar para la chimenea? Hoy en HotFireDoor te hablamos de todos los tipos de leña que puedes usar para quemar en tu chimenea y cuáles son sus puntos fuertes y sus puntos débiles, como ya hablamos también en las ventajas y los inconvenientes de las chimeneas de leña.

Consideraciones al elegir la leña

Al seleccionar la leña para nuestra chimenea, debemos tener en cuenta varios factores, como el tamaño, la humedad y el tipo de madera. A continuación, se detallan las características principales de cada tipo de leña y cómo afectan su rendimiento en la chimenea.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
Consejos para la primera vez que usas una chimenea

Tamaño y humedad de la leña

El tamaño de los troncos es fundamental para garantizar un buen rendimiento de la chimenea. Deben ser lo suficientemente grandes como para ocupar el espacio adecuado en la chimenea, pero no tan grandes que impidan la circulación del aire y la salida de humos. Se recomienda dejar al menos 10 centímetros de espacio libre en la parte delantera y los laterales de la chimenea.

Es esencial que los troncos estén secos, ya que la humedad en la madera dificulta su combustión y produce una cantidad excesiva de humo. Se aconseja adquirir la leña durante los meses de verano y almacenarla en un lugar seco hasta su uso.

leña para la chimenea

Tipos de madera y sus características

A continuación, describimos los tipos de madera más comunes y cómo se comportan en la chimenea como son la leña para chimenea de encina, olivo, roble, álamo y chopo.

  1. Encina y olivo: Estas maderas duras tardan un poco en encenderse, pero ofrecen una duración prolongada y una intensidad de fuego mayor que otras maderas. Son ideales para chimeneas abiertas y cerradas.
  2. Roble: Esta madera es excelente para la chimenea, pero requiere un almacenamiento al aire durante dos años y un almacenamiento en un lugar protegido durante un año adicional antes de su uso.
  3. Álamo y chopo: Estas maderas arden rápidamente pero producen una mayor cantidad de ceniza, lo que requiere una limpieza frecuente del tiro y la salida de humos.
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
¿Qué es mejor chimenea abierta o cerrada?

Leña reciclada y sostenibilidad

Aprovechar los restos de poda de encinares y olivares es una excelente forma de ahorrar dinero y contribuir al cuidado del medio ambiente. La leña reciclada puede ser una opción viable y sostenible para alimentar nuestra chimenea.

Alternativas a la leña: briquetas y pellets

Briquetas

Elaboradas a partir de serrín y virutas de madera, las briquetas son excelentes para encender el fuego y mantenerlo encendido. Son ideales para chimeneas cerradas, pero también pueden usarse en chimeneas abiertas para intensificar el fuego.

leña para la chimenea

Pellets

Hay quien piensa que los pellets son briquetas en miniatura que sirven para la chimenea. En realidad no es así, los pellets se fabrican específicamente para un tipo particular de chimenea, conocida como estufa de pellets o chimenea de pellets. Mira aquí los diferentes tipos de chimeneas que puedes encontrar.

No se recomienda su uso en chimeneas de leña convencionales, ya que no están diseñados para ese propósito y podrían no funcionar correctamente. Precisamente por ello, en HotFireDoor tenemos un accesorio para chimeneas de leña para que se pueda utilizar pellets sin problema. ¡Contacta con nosotros!

leña para la chimenea

Recomendaciones y mantenimiento de la chimenea

Independientemente del tipo de leña que elijamos, es crucial realizar un mantenimiento adecuado de nuestra chimenea para garantizar su buen funcionamiento y seguridad. Aquí hay algunas recomendaciones a tener en cuenta:

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
Cómo ahorrar energía con una chimenea

Limpieza y revisión de la chimenea

Realizar una limpieza regular de la chimenea es esencial para evitar la acumulación de hollín y cenizas, lo que podría provocar un incendio. También se debe revisar periódicamente el tiro y la salida de humos para garantizar que no haya obstrucciones.

Almacenamiento de la leña

Almacenar la leña en un lugar seco y protegido es fundamental para mantenerla en condiciones óptimas de uso. La madera debe estar apilada de forma ordenada y elevada del suelo para evitar la humedad y permitir una adecuada circulación del aire.

Normativa legal en España

En España, es importante cumplir con la normativa legal vigente en cuanto a la instalación y mantenimiento de chimeneas. La norma UNE-EN 13229 regula las chimeneas de leña y establece los requisitos de seguridad y eficiencia energética que deben cumplir estos sistemas de calefacción.