Las chimeneas de leña. Pros y contras

Las chimeneas de leña. Pros y contras

Antes de decidirte a instalar una chimenea, es conveniente conocer las principales ventajas y los posibles inconvenientes de cada uno de los tipos que encuentras en el mercado. En otras ocasiones ya hemos hablado de manera general acerca de las características de las principales chimeneas que podemos encontrar hoy. En este artículo nos vamos a centrar de manera específica en las chimeneas que utilizan leña como combustible.

Ventajas de tener una chimenea de leña

A pesar de los avances que hay en cuanto a calefacción, la leña sigue siendo un material relativamente económico, además de que es ecológico porque se trata de una fuente de energía renovable, que utiliza las ramas podadas de los árboles cuando llega el momento de hacer limpieza en bosques dehesas e incluso ciudades. Esas ramas se clasifican y preparan para poder ser utilizadas como combustible. También se puede salir al campo a recoger leña, lo cual abarata aún más el precio.

Otro punto a favor es que la leña permite cocinar, dando un sabor muy característico a los ingredientes que se preparan a la brasa o la parrilla. También es una medida de ahorro, puesto que se cocina y se calienta la habitación a la vez.

Por otro lado, las chimeneas de leña son muy decorativas. Incluso las pilas de leña junto a la chimenea son un elemento ornamental muy atractivo que le da un toque rústico que se aprecia mucho.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
Cómo se realiza la instalación de una chimenea de leña

Contras de las chimeneas de leña

Pero no todo son ventajas. También hay algunos puntos no tan positivos que conviene tener en cuenta antes de decidirse por una chimenea de leña. Por ejemplo, no es posible instalarlas en una habitación pequeña, ya que necesita un espacio concreto donde ubicarla, además de un área libre para evitar que lo que hay alrededor se vea afectado por el intenso calor. Necesita una buena ventilación, y eso no es posible si la habitación obliga a colocar los muebles muy cerca de la chimenea.

En cuanto al espacio, también se debe pensar en un lugar donde tener guardada la leña con la que alimentaremos nuestra chimenea. Lo ideal es poder contar con uno lo suficientemente grande como para apilar lo necesario para toda la temporada, algo que no siempre es posible.

Las chimeneas de leña no se pueden trasladar de un lado a otro, ya que necesitan estar instaladas y contar con una salida de humos, de modo que hay que pensar muy bien dónde va a estar ubicada. Esto condiciona el modo en el que colocar todos los elementos que hay en la estancia.

Un último aspecto que puede considerarse negativo si lo comparamos con otro tipo de estufas es el mantenimiento que requieren. Las estufas de leña necesitan una limpieza a menudo, ya que la cantidad de residuos que generan como resultado de la quema de madera es bastante alto. De hecho, se recomienda retirar al menos la bandeja o los restos del fondo todos los días antes de volverla a encender.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
Cuál es el mantenimiento ideal para tu chimenea de leña

Ahora que conoces más de cerca lo bueno y lo no tan bueno de este tipo de chimeneas, estás en condiciones de tomar una decisión.

Chimeneas muy decorativas y prácticas

En la construcción moderna hay algo que se impone por encima de todo lo demás: que todo lo que haya en una estancia cumpla una función, pero que a la vez contribuya a decorar. Las chimeneas de leña cumplen a la perfección con estos requisitos, ya que no hay nada más decorativo que un buen fuego consumiéndose en el hogar. El cristal para chimeneas además permite disfrutar de esta imagen sin problemas. Y cuando está apagada, la chimenea sigue siendo un elemento ornamental.

Limpias y fáciles de limpiar

La limpieza es uno de los puntos con los que el resto de sistemas de calefacción competían contra la leña. No hay duda de que la carbonilla y el humo son poco agradables, de modo que algunos empezaron a pasarse a las estufas de gas o a las chimeneas eléctricas. Pero nuestras puertas para chimeneas acaban con este problema. Las manchas producidas por la combustión e incluso los olores desaparecen por el tubo de salida, dejando solo la sensación de calor que produce la leña.

En cuanto a la limpieza de la chimenea, una puerta facilita mucho el trabajo. Solo hay que recoger la ceniza que se queda en el fondo, o retirar el cajón si tu modelo está equipado con él, limpiar el cristal, lo cual se recomienda hacer mientras está aún templado para que sea más fácil, y en pocos minutos tienes de nuevo tu chimenea lista para cuando la necesites.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
¿Puedo instalar una chimenea de leña en mi piso?

Más eficientes que las chimenea de leña abiertas

Este es un aspecto que no nos cansamos de repetir, porque seguramente sea el más importante cuando comparamos sistemas de calefacción. Las chimeneas de leña abiertas son poco eficientes porque el aire entra sin control, haciendo que la madera se consuma más deprisa de lo que nos gustaría. Además, al no poder regularse el flujo de aire, no es posible ajustar la temperatura de confort, haciendo que a veces sintamos frío y otras un calor excesivo.

En cambio, una puerta te permite ajustar la entrada de aire, controlando la combustión y reduciendo el consumo de leña porque tarda más tiempo en consumirse. Además de ajustar mejor la temperatura según lo necesitemos. El resultado es una chimenea más eficiente, que nos permite disfrutar de un calor natural y ecológico sin sacrificar el bolsillo.

Así son las chimeneas de leña con puerta de cristal

Si tienes una chimenea de obra y quieres convertirla en una mejor herramienta contra el frío. O si aún no la tienes pero te gustaría disfrutar de la idílica escena de un buen fuego, no lo dudes. Las chimeneas de leña con puerta de cristal son tu mejor opción, puedes comprar una puerta de cristal en este enlace.