Encendidos y combustibles para barbacoas y chimeneas

Encendidos y combustibles para barbacoas y chimeneas

Hacer un buen fuego depende en gran medida de dos cosas: la calidad del combustible que se utiliza y un buen encendido, sobre todo para no estar todo el rato tratando de que prenda. Como hay diferentes métodos y productos con los que encender una barbacoa, nos ha parecido buena idea dedicar un artículo a este tema. Así, la próxima vez que quieras encender la hoguera, sabrás qué opción es la que más te interesa.

La selección de HotFireDoor de encendidos y combustibles

Pastillas de encendido

Las pastillas de encendido son posiblemente las más conocidas. Se fabrican en diferentes materiales, como la fibra de madera reciclada o derivados del petróleo. El proceso en cualquier caso es el mismo.

Hay que colocar la leña o el carbón de forma adecuada, coger una pastilla y prender uno de los bordes. Antes de que se encienda del todo, con cuidado porque es rápido, metemos la pastilla entre la leña para que el calor que desprende facilite que la llama se extienda. En caso de fuegos grandes, puede que haga falta más de una pastilla.

Algunas pastillas no necesitan cerillas o mechero, porque tienen una cabeza de fósforo que se enciende como una cerilla normal, frotando el borde de la caja.

Líquido inflamable

Los líquidos de encendido son parecidos al alcohol, aunque algo diferentes tanto en su composición como en otras características. Aunque se puede utilizar alcohol como líquido de encendido, es mejor utilizar un líquido desarrollado específicamente para ello. La forma de hacerlo es regar con un buen chorro el combustible y encender como lo hacemos normalmente. Cuidado porque puede saltar una llamarada.

combustibles para barbacoas,encendidos de chimenea,combustible o encendido

Gel de encendido

Parecido al líquido, el gel de encendido se utiliza casi de la misma forma. Se aplica en parte del combustible con el que arranca el fuego y una pequeña llama hace que este encienda. Lo mejor de este es que no desprende olores, como tampoco lo hace el líquido.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
Diseño de chimeneas modernas

Otros métodos

Existen otros métodos para empezar un fuego, como las briquetas, que vienen en un saco y lo único que hay que hacer es encender los bordes, dejando entre 20 y 30 minutos que se formen las brasas. Lo normal es usarlas para la barbacoa, no para una chimenea, porque en este caso la idea no es mantener el fuego encendido.

combustibles para barbacoas,encendidos de chimenea,combustible o encendido

También está la clásica bola de papel encendida con una cerilla o un fuego. Aunque en este caso hay que tener bastante cuidado y no siempre prende a la primera.

combustibles para barbacoas,encendidos de chimenea,combustible o encendido

¿Cuál es el mejor sistema?

El líquido y el gel son los más rápidos y los que mejor resultado dan. No fallan nunca y garantizan un fuego en pocos minutos. Aunque no son baratos si los comparamos con otros métodos, además de que se necesita una cantidad mayor de producto que con las pastillas, por ejemplo.

En cualquier caso, tienes muchas opciones para encender un fuego en tu chimenea o barbacoa. Dependiendo de la época del año en la que estés, seguro que preferirás usar uno u otro. ¿De qué forma enciendes normalmente tus fuegos?

como hacer fuego barbacoa estilo pira vikinga

Encendidos

Iniciadores de fuego

Los iniciadores de fuego son dispositivos o sustancias diseñados para facilitar el proceso de encendido de un fuego, proporcionando una fuente de calor concentrada y prolongada que facilita la ignición del combustible. Entre los iniciadores de fuego más comunes, se encuentran:

  • Pastillas de encendido: comprimidos de material combustible, como parafina o derivados del petróleo, que arden lentamente y facilitan la ignición de la leña o el carbón.
  • Virutas de madera: pequeños trozos de madera seca y resinosa que facilitan la combustión inicial.
  • Lana de acero: filamentos de acero que, al entrar en contacto con una chispa o una llama, arden rápidamente, lo que permite encender fácilmente la leña o el carbón.
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
Puertas de vidrio térmicas para chimeneas

Mecheros

Los mecheros son dispositivos portátiles que generan una llama para encender fuegos o cigarrillos. Suelen funcionar con combustibles gaseosos o líquidos, y pueden ser recargables o desechables. Algunos ejemplos de mecheros incluyen:

  • Mecheros de butano: funcionan con gas butano (C4H10), un hidrocarburo inflamable que se almacena en estado líquido bajo presión en el depósito del mechero y se vaporiza al salir por el orificio del encendedor.
  • Mecheros de gasolina: utilizan gasolina (mezcla de hidrocarburos) como combustible. La gasolina se almacena en una mecha dentro del depósito del encendedor y se enciende al entrar en contacto con una chispa generada por una piedra de encendido.
  • Mecheros eléctricos: generan una chispa eléctrica o un arco eléctrico que enciende el combustible.

Cerillas

Las cerillas son palillos de madera, papel o cartón con una punta recubierta de una mezcla química que se enciende al frotarla contra una superficie rugosa. Existen dos tipos principales de cerillas:

  • Cerillas de seguridad: requieren frotarse contra una superficie específica, generalmente presente en el propio envase, compuesta por fósforo rojo (P4) y un agente oxidante (por ejemplo, clorato de potasio, KClO3).
  • Cerillas de frotar en cualquier lugar: se encienden al frotarlas contra cualquier superficie rugosa, ya que la mezcla química en la punta contiene tanto el fósforo como el agente oxidante.

Combustibles

Leña

La leña es un combustible sólido obtenido de la madera de árboles y arbustos. Se utiliza comúnmente en chimeneas, estufas y barbacoas. La calidad de la leña depende de la especie de árbol, el contenido de humedad y la densidad de la madera. Tenemos una publicación de leña o carbón para barbacoas que puede ser de tu interés.

Carbón

El carbón es un combustible sólido de origen fósil compuesto principalmente por carbono (C) y pequeñas cantidades de otros elementos, como hidrógeno, azufre, oxígeno y nitrógeno. Es utilizado en barbacoas y parrillas debido a su alta capacidad calorífica y larga duración de la combustión.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
Consejos para la primera vez que usas una chimenea

Briquetas

Las briquetas son bloques compactados de material combustible, generalmente hechos a partir de carbón vegetal triturado, polvo de carbón, serrín y otros aditivos aglutinantes. Ofrecen una combustión más uniforme y controlada en comparación con la leña o el carbón vegetal en trozos.

Pellets de madera

Los pellets de madera son pequeños cilindros de madera comprimida, elaborados a partir de serrín y virutas de madera sin aditivos químicos. Se utilizan principalmente en estufas de pellets y calderas de biomasa para generar calor. Los pellets tienen un alto poder calorífico y producen menos emisiones que la leña.

Gas natural

El gas natural es un combustible gaseoso compuesto mayoritariamente por metano (CH4) y pequeñas cantidades de otros hidrocarburos, como etano (C2H6), propano (C3H8) y butano (C4H10). Se utiliza en barbacoas y chimeneas de gas para generar calor de manera rápida y eficiente, con menos emisiones contaminantes que los combustibles sólidos.

Propano

El propano (C3H8) es un hidrocarburo gaseoso que se almacena en estado líquido bajo presión. Es utilizado como combustible en barbacoas y estufas de gas portátiles debido a su alta capacidad calorífica y facilidad de transporte en cilindros y tanques.

Bioetanol

El bioetanol es un alcohol (etanol, C2H5OH) producido a partir de fuentes biológicas, como la fermentación de azúcares y almidones presentes en cultivos como el maíz, la caña de azúcar o la remolacha azucarera. Se utiliza en estufas y chimeneas de bioetanol debido a su capacidad de generar una llama limpia y sin humo, además de ser una fuente de energía renovable.

Gasolina

La gasolina es un líquido inflamable compuesto por una mezcla de hidrocarburos derivados del petróleo. Aunque no es un combustible comúnmente utilizado en barbacoas o chimeneas, puede emplearse en ciertos tipos de mecheros y como acelerante en situaciones específicas. Sin embargo, su uso en estos contextos puede ser peligroso y no se recomienda en general debido a su alta volatilidad y riesgo de incendio.