Cómo limpiar la puerta de cristal de la chimenea

Cómo limpiar la puerta de cristal de la chimenea

Cuando hablamos de limpieza, uno de los elementos más sucios de cuantos podemos tener en casa es la chimenea. Es verdad, aunque por otro lado es un sacrificio por tener una casa acogedora en invierno, así que compensa una cosa con la otra. En este artículo veremos 7 trucos muy prácticos para saber cómo limpiar la puerta de cristal de la chimenea y tenerla en perfectas condiciones. Dependiendo de cuál sea tu presupuesto y de cómo esté de sucio el cristal, podrás elegir entre uno u otro.

Limpiar la puerta de cristal de la chimenea con papel y ceniza

El modo más económico de limpiar el cristal de la chimenea es con papel de periódico. Coge una hoja y humedécela con un poco de agua. Coge un poco de ceniza de madera para que no haya ningún residuo extraño y coloca el papel sobre estas como si fuera una pasta. Utilízalo para frotar el cristal y usarlo como si fuese un producto de arrastre. Utiliza una espátula o rasqueta para ayudarte en la limpieza. Dejarás toda la superficie completamente libre de huellas y suciedad por muy poco dinero.

Utiliza un limpiador específico comercial

Si tienes en casa un buen limpiacristales que hayas probado, o un limpiador de hornos, no necesitas nada más. Pulveriza con cualquiera de los dos productos y sigue las instrucciones del fabricante. Como norma general, el limpiacristales se retira casi de inmediato con un paño que no deje pelusa. Para el limpiador de hornos, suele ser necesario dejar actuar y retirar después con una esponja húmeda.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
Applus Laboratories certifica la eficiencia energética de las puertas para chimenea HotFireDoor

Incluso puedes encontrar limpiadores específicos para cristales de chimeneas en supermercados e hipermercados como Carrefour, Mercadona, Leroy Merlín, Bricomart, etc.

limpiar la puerta de cristal,limpiar el cristal de chimenea

Los trucos caseros

Si eres amante de los trucos o remedios caseros, esta es la solución que necesitas. Sirve para todas las puertas de cristal, ya sea un cassette para chimeneas o puertas a medida.

Base de bicarbonato

Necesitarás bicarbonato, amoniaco, alcohol de quemar, vinagre y lavavajillas normal y corriente para este truco casero para limpiar el cristal de chimenea.

Mezcla dos cucharadas de bicarbonato en una de amoniaco, otra de alcohol y una más de vinagre. Añade unas cuantas gotas de lavavajillas y un poco de agua para darle una consistencia de pasta. Extiende con una esponja y deja actuar un par de minutos. Retira con agua y deja que se seque completamente de forma natural. ¡Verás como sucede la magia!

Limón y sal

El método casero de limón y sal es una opción natural y efectiva para limpiar la puerta de cristal de una chimenea, también para hornos y micro ondas, es un clásico de la limpieza. Para utilizar este método, sigue estos pasos:

  1. Corta un limón por la mitad.
  2. Espolvorea una capa generosa de sal sobre la superficie cortada del limón.
  3. Frota suavemente la superficie de la puerta de cristal con el limón y la sal. La acidez del limón ayuda a cortar la grasa y la suciedad, mientras que la sal actúa como un abrasivo suave para eliminar las manchas difíciles.
  4. Permite que la mezcla de limón y sal repose durante unos minutos en el cristal para que actúe sobre la suciedad acumulada.
  5. Luego, usa un paño húmedo o una esponja para retirar la mezcla de limón y sal del cristal.
  6. Finalmente, seca y pule el cristal con un paño suave y limpio para obtener un acabado sin rayas.
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
Cómo limpiar una chimenea

Esta técnica no solo es económica y ecológica, sino que también deja un agradable aroma a limón en la habitación.

Vinagre y agua

La fórmula casera de vinagre y agua para limpiar la puerta de cristal de una chimenea es eficiente y económico. Muy conocido también para limpiar en la cocina. Para aplicar este método, sigue estos pasos:

  1. Mezcla partes iguales de vinagre blanco destilado y agua en un recipiente o atomizador.
  2. Rocía la solución sobre la superficie de la puerta de cristal o empapa un paño suave en la mezcla.
  3. Frota suavemente el cristal con el paño húmedo, realizando movimientos circulares para eliminar la suciedad y las manchas de hollín acumuladas.
  4. Deja actuar la solución durante unos minutos para que el vinagre pueda disolver la grasa y los residuos.
  5. Utiliza un paño limpio y húmedo para retirar la mezcla de vinagre y agua del cristal, asegurándote de eliminar todos los rastros de suciedad.
  6. Por último, seca y pule el cristal con un paño suave y limpio para obtener un acabado brillante y sin rayas.

Soluciones sofisticadas para limpiar el cristal de chimenea

Hidróxido de sodio

Si tienes acceso a hidróxido de sodio, mezcla con agua destilada una parte por 20 de agua. Mete la solución en una pistola pulverizadora y úsala para pulverizar todo el cristal. Deja actuar la mezcla y retira luego con un paño hasta dejar el cristal totalmente limpio.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
¿Qué es la creosota?

Limpiar la puerta de tu chimenea con limpiadora de vapor

Esta última es de las formas más caras de limpiar, ya que la inversión inicial es importante. Consiste en usar una limpiadora de vapor y arrancar hasta la suciedad más incrustada. También es útil si buscas cómo limpiar una chimenea por completo. Si puedes permitírtelo, es la mejor solución porque el cristal se mantiene limpio durante más tiempo. Si no puedes comprar una máquina, tal vez alguien te la pueda prestar cuando lo necesites.

Para utilizar este método, sigue estos pasos:

  1. Llena el depósito de un vaporizador de agua caliente (también conocido como limpiador a vapor) con agua, según las instrucciones del fabricante.
  2. Enciende el vaporizador y espera a que alcance la temperatura adecuada para generar vapor.
  3. Dirige el chorro de vapor hacia la puerta de cristal, manteniendo una distancia segura para evitar dañarla. El vapor caliente aflojará la grasa, el hollín y los residuos acumulados en el cristal.
  4. Utiliza un paño suave o una esponja para frotar suavemente la superficie del cristal y eliminar la suciedad desprendida por el vapor.
  5. Continúa aplicando vapor y limpiando con el paño hasta que la superficie del cristal esté completamente libre de suciedad y manchas.
  6. Una vez que la puerta de cristal esté limpia, seca y pule la superficie con un paño suave y limpio para obtener un acabado brillante y sin rayas.

Si pones en práctica algunos de estos consejos verás cómo tu cristal se mantiene perfecto. Y si lo haces mientras todavía está caliente, o al menos templado, lo podrás hacer aún mejor.