Hot Fire Door - Puertas para Chimeneas

Como funciona la doble combustión en una chimenea

01 Feb

 

Aunque parece que las chimeneas no han cambiado con el paso de los tiempos, la realidad es bien distinta. Hoy, los modelos de chimenea y estufa que se pueden encontrar son más eficientes y funcionan consumiendo menos combustible que hace unas décadas. En especial las que implementan sistemas novedosos, como la doble combustión. Veamos cómo funcionan estas chimeneas.

 

Primera combustión

La primera fase de la combustión en una chimenea es la quema del combustible, normalmente carbón o leña. Es lo que podríamos considerar la combustión “normal”, que emite residuos en forma de partículas y gases. Si no se realiza ninguna acción adicional, estos residuos se expulsan por el tiro de la chimenea.

Así es como funcionaban antiguamente las estufas y chimeneas. Algunos modelos muy básicos, sobre todo de obra, también mantienen esta forma de combustión, aunque se considera menos eficiente y produce mayor contaminación.

Proceso de quema de residuos para aprovecharlos

Los residuos generados por la primera combustión son combustibles, por lo que se pueden aprovechar para mejorar el rendimiento. Para ello, el sistema de doble combustión inyecta un poco de aire que se precalienta, lo que produce la quema de los gases y las partículas. El resultado es más calor, menos combustible consumido y menor contaminación, ya que cuanto más se queme, menos humo se expulsa por la chimenea. En los casos mejor aprovechados, lo único que debería salir es vapor de agua, aunque hay que reconocer que ese extremo es muy complicado de alcanzar.

Ventajas de este sistema frente al tradicional

Los beneficios de los sistemas de combustión múltiple, tanto este como la triple combustión, son evidentes. Si cuentas con una chimenea que consuma los residuos, necesitarás menos combustible para alcanzar la temperatura de confort, lo que se traduce en un ahorro de dinero bastante interesante.

Además, el medio ambiente se verá beneficiado con este sistema de combustión. Como hemos mencionado, los residuos se queman, de modo que se emite una contaminación más reducida a la atmósfera. El resultado es un aire más limpio y menos problemas respiratorios.

Otra ventaja tiene que ver con el estado de las paredes y los elementos que hay en el interior de la chimenea. Al reducir los elementos que se expulsan, el interior de los tubos se mantienen más limpios, lo que reduce la necesidad de limpieza y mantenimiento. Eso sí, ten en cuenta que solo se reducen, por lo que necesitarás revisar la instalación y hacer una buena limpieza cuando toque. Aunque notarás la diferencia tanto en el tiempo como en el rendimiento de tu chimenea.

Tecnología moderna al servicio de tu comodidad

Aunque se trata de algo sencillo, estas chimeneas de doble combustión son un ejemplo de lo que se puede conseguir en materia de eficiencia energética. Con la colocación de una puerta de calidad, consigues optimizar el rendimiento, y con la entrada de aire a temperatura adecuada, además aumentas la eficacia de tu estufa. Y lo mejor de todo es que lo puedes hacer hasta con tus chimeneas viajes, porque es muy fácil de actualizar.

 

Localización

  • C/ Santa Anna, 127, Cerdanyola del Vallès, 08290, Barcelona.
  • 936 924 560
  • 644 777 969 - Sólo WhatsApp