Hot Fire Door - Puertas para Chimeneas

Qué es la muerte dulce y cómo evitarla con las chimeneas

27 Dic

¿Has oído hablar de la muerte dulce? ¿Sabes qué es y qué relación tiene con las chimeneas? En este artículo te explicaremos en qué consiste. Además, hablaremos de cómo las puertas para chimenea pueden ser de gran ayuda para evitar este silencioso y letal peligro.

 

Qué es la muerte dulce

Se denomina muerte dulce a la intoxicación por monóxido de carbono, un gas venenoso para el ser humano y otros organismos vivos. El problema de este compuesto es que no se puede detectar a simple vista, no tiene olor y puede llegar a causar la muerte en altas concentraciones. De hecho, todos los años se escucha alguna noticia hablando de este problema.

El monóxido de carbono es producido por la quema de combustibles. Los diferentes tipos de gas, combustibles líquidos, carbón o leña emiten durante la combustión cantidades de este veneno, que se mezcla con el aire. El uso de la leña por países según la FAO indica que los territorios más pobres utilizan esta como fuente de calor, así como para cocinar, y el aire se llena peligrosamente de residuos que puedan causar desde enfermedades respiratorias hasta la muerte por intoxicación.

Los tubos de escape de los coches también emiten este gas, por lo que algunas personas se han puesto en peligro al arrancarlos en espacios cerrados, como garajes individuales.

Cómo evitar el peligro con una chimenea

Para que en casa no tengamos problemas de este tipo al encender la chimenea, es importante tomar precauciones. No basta con estar pendientes al menor síntoma, ya que según ABC cuando se note algo como una mareo o falta de aire, si es que se nota, es demasiado tarde porque el cuerpo no podrá reaccionar a los intentos por levantarnos a abrir las ventanas.

Lo primero que debemos mirar es que la instalación de nuestra chimenea esté en buenas condiciones. Un tiro inadecuado, conductos taponados por el hollín o cerrar la salida de humos pueden ser algunos de los problemas que nos expongan a la muerte dulce.

Si la chimenea es de gas y notamos un cierto olor, hay que cerrar la llave de paso y abrir ventanas para que se ventile todo, evitando encender fuego de algún tipo. También hay que estar al tanto del color de la llama, que debe ser azul y no roja.

Estas son algunas medidas a tener en cuenta con chimeneas. También es bueno dejar al menos una rendija en puertas o ventanas y no cerrar herméticamente la habitación por si acaso. Incluso si la chimenea funciona perfectamente, se necesita aire nuevo para evitar que los gases se acumulen y quienes estén en ella se asfixien.

Al menor síntoma de malestar, como dolor de cabeza, una somnolencia extraña o similar, hay que intentar salir de la estancia o pedir ayuda. Ten en cuenta que una exposición relativamente pequeña puede acabar con una vida en cuestión de horas. La actuación inmediata es vital para tratar a alguien que haya sido afectado por la muerte dulce.

Localización

  • C/ Santa Anna, 127, Cerdanyola del Vallès, 08290, Barcelona.
  • 936 924 560
  • 644 777 969 - Sólo WhatsApp