Hot Fire Door - Puertas para Chimeneas

¿Qué es la creosota?

11 Ago

La creosota es un producto químico que se utiliza a veces como protector de la madera por sus características conservantes. Sin embargo, también se trata de un residuo con el que nos encontramos cuando encendemos nuestra chimenea, ya que la combustión de la leña produce esta sustancia, que se adhiere a las paredes de esta y que debe tratarse con cuidado debido a su alta toxicidad. La creosota puede entrar en el organismo a través de la piel, los pulmones o la boca si no se toman las medidas adecuadas para limpiar la chimenea. Los efectos sobre la salud pueden llegar a ser muy graves, ya que una exposición continuada se relaciona con determinados tipos de cáncer. Es por eso que la Unión Europea no permite utilizar creosota como conservador para la madera.

 

Cómo se forma la creosota en una chimenea

Cuando la leña se quema, se generan ácidos de diferentes tipos. Estos ácidos se combinan con la humedad que generan los troncos con el calor y se forma el deshecho conocido como creosota, que se adhiere a paredes y puertas en chimeneas . Si se acumula demasiada cantidad, sobre todo en las salidas de humos, la combustión se hace más complicada y la chimenea no funciona del modo adecuado. Por tanto hay que mantener lo más limpio posible el interior de esta si queremos que rinda al máximo.

Cómo reducir la cantidad de creosota en una chimenea

No podemos evitar que nuestra chimenea genere residuos cuando la utilizamos. Sin embargo, es posible reducir la cantidad de estos. Para que no se forme demasiada creosota, basta con abrir el tiro de la chimenea al máximo cuando la encendamos, manteniéndolo abierto durante unos minutos. La leña se consumirá algo más rápido, pero los vapores se quemarán antes y por tanto el grado de humedad será menor.

También es importante utilizar leña bien seca. Cuando los troncos no han sido tratados adecuadamente puede haber humedad en su interior, lo cual aumenta las probabilidades de que se forme creosota en la chimenea.

Colocar una puerta es una manera de aislar mejor la chimenea, reduciendo la humedad que hay en el interior del fuego y controlando que los residuos se mantengan únicamente ahí. El tiro de la chimenea se mantiene a mayor temperatura, algo que también beneficia ya que la creosota no se endurece y no se fija en las paredes, haciendo que haya menor cantidad de hollín adherido.

Algunos productos químicos facilitan la eliminación de creosota si no hay demasiada. Por ejemplo, el polvo para deshollinar, que se aplica cuando la chimenea está aún caliente, genera un vapor que seca y desprende los residuos, provocando que estos caigan ala base o la bandeja para ser retirados.

Limpiar la chimenea

Como hechos comentado, la creosota es altamente perjudicial para la salud. Por ello es importante prestar atención a cómo limpiar una chimenea para no acabar intoxicados. Deben utilizarse elementos de protección como guantes y mascarilla para evitar que cualquier suciedad entre por la piel o las vías respiratorias. Es preferible que la mascarilla sea deshechable, y que tanto los guantes como la ropa utilizada se laven aparte de las demás prendas para que no haya transferencia.

Localización

  • C/ Santa Anna, 127, Cerdanyola del Vallès, 08290, Barcelona.
  • 936 924 560
  • 644 777 969 - Sólo WhatsApp