Hot Fire Door - Puertas para Chimeneas

Beneficios e inconvenientes de las chimeneas de gas

26 Jun

Las chimeneas de gas tienen diseños realmente atractivos, lo cual es una ventaja de cara a la decoración. Por otra parte, su precio está por encima del de otro tipo de chimeneas. Y es que hay que reconocer que, como sucede con casi todo en esta vida, las chimeneas de gas tienen puntos a favor y puntos en contra. Esta vez vamos a echar un vistazo en profundidad a cada uno de estos factores, que nos ayudarán a tomar una decisión a la hora de escoger una chimenea. Si quieres, también puedes echarle un vistazo a este artículo anterior en el que comentamos los modelos más habituales que puedes encontrar.

 

Lo mejor de las chimeneas de gas

Dentro de los factores más interesantes a la hora de elegir una chimenea de gas se encuentra lo fácil que es instalarla. Al no necesitar una salida al exterior para expulsar el humo, no tienes que abrir ningún agujero ni necesidad de contar con una instalación donde ubicar tu chimenea. Puedes colocarla en cualquier lugar, incluso en el centro de una estancia, en un muro divisor o donde creas que queda mejor según tu estilo decorativo.

Solo necesitas colocar un quemador donde va tu chimenea y poner alrededor piedras decorativas, maderas de imitación o algún otro elemento con el que darle un aire diferente a tu chimeneas, procurando siempre que resistan el calor del fuego. Las posibilidades son casi infinitas.

Las chimeneas de gas se encienden y se apagan de forma inmediata. Solo tienes que abrir la entrada del gas para empezar a notar el calor, y cerrarla para apagar el fuego, a diferencia de las chimeneas de leña que necesitan su tiempo.

Son mucho más limpias. El gas no produce humo ni ceniza a pesar de tener un fuego vivo encendido cuando quieras. Solo tienes que tener la habitación ventilada un poco cada día.

Inconvenientes de las chimeneas de gas

Los puntos menos amables de las chimeneas tienen que ver principalmente con el precio comparado con otro tipo de sistemas de calefacción. La instalación de una chimenea de gas debe correr a cargo de un instalador autorizado, ya que una mala instalación puede ser un peligro muy importante. Esto requiere pagar a alguien por instalar la chimenea, cuando una de leña la puedes hacer tú mismo si eres algo hábil.

También son más caras que las chimeneas convencionales. El precio de una chimenea de gas con la misma potencia que una de leña puede ser de 6 o 7 veces más. Además, el gas rinde menos calor que la leña.

El combustible que consumen las chimeneas de gas es más caro que la leña, otro punto que se debe tener en cuenta. Según algunos cálculos, mantener durante medio día una chimenea encendida puede costar hasta 8 veces más si es de gas que si es de leña. Y si tenemos cerca algún bosque o campo donde recoger la leña nosotros mismos, el coste en comparación es aún mayor.

Otro detalle es que el calor de las chimeneas de gas deja de notarse en cuanto se apagan, mientras que las chimeneas convencionales mantienen calor residual sin consumir combustible durante bastante tiempo.

Estos son los pros y los contras de las chimeneas de gas. Ahora tú decides.

Localización

  • C/ Santa Anna, 127, Cerdanyola del Vallès, 08290, Barcelona.
  • 936 924 560
  • 644 777 969 - Sólo WhatsApp