Hot Fire Door - Puertas para Chimeneas

Llamar a los bomberos en caso de urgencia

17 Dic

En anteriores artículos hemos hablado del origen del fuego, de la seguridad para prevenir un incendio o de cómo mantener una buena temperatura en casa. Ahora creo que sería el turno de unos de los actores fundamentales en todo lo que tenga que ver con el término: fuego; el cuerpo de bomberos. Su historia, su finalidad y sus principios.

Aunque cueste creerlo, este trabajo ya se realizaba en la antigua Roma. En la época de Julio César. En concreto se debería a la actuación de un rico comerciante el cual provocaba a su vez tanto incendios como el que procuraba un grupo para su extinción. Esto se debía a que era un hombre de negocios y actuaba en beneficio propio ya que si alguien se negaba a venderle tierras o propiedades les enviaba a un grupo llamado “incendiarios” y posteriormente, cuando conseguía dichas propiedades, mandaba a otro grupo para apagar el incendio provocado. Una manera curiosa de comenzar la historia de los bomberos.

Del cuerpo de bomberos se podrían explicar muchas e interesantes historias. En la realidad se concluye que son una de las profesiones más respetadas junto a la de médico o maestro. Totalmente vocacionales y de servicio a la comunidad. Existen dos tipos de bomberos: los profesionales y los voluntarios. En Europa y América del Norte son del todo profesionales, es decir, que su trabajo es remunerado. Pero en otros lugares del planeta como América del Sur, son voluntarios totalmente y carentes de pago. Siendo los mismos voluntarios los que aportan el dinero y el material para funcionar.

Es curioso que, a pesar de ser uno de los oficios más peligrosos del mundo, muchos niños cuando son pequeños sueñan con ser bomberos o astronautas. Una profesión que llama mucho la atención por su vistosidad y parafernalia. Pero no podemos obviar su objetivo primordial. Mantener y velar por la seguridad de toda la población. Son el complemento necesario de los servicios y fuerzas de seguridad de un Estado. Podría llamárseles como un bien común para todos y que siempre deben funcionar como los engranajes de un perfecto reloj suizo.

Debemos estar agradecidos a este tipo de personas que son totalmente capaces de dar su vida por los demás. De ayudar a todo el que lo necesite en una situación de peligro sin pensar en su propia seguridad. Hacer una breve mención a cuerpos enteros de bomberos que han perdido su vida, como por ejemplo, en el atentado de las torres gemelas de Nueva York o cuando son los primeros en acudir en socorro en grandes catástrofes como terremotos o huracanes.

Localización

  • C/ Santa Anna, 127, Cerdanyola del Vallès, 08290, Barcelona.
  • 936 924 560
  • 644 777 969 - Sólo WhatsApp