Hot Fire Door - Puertas para Chimeneas

Cerrar la chimenea con una puerta

16 Jul

En muchos hogares, la chimenea se ha convertido en un simple adorno. En otros, es una parte fundamental de la casa, porque es el modo en el que se consigue una temperatura agradable en invierno de una forma más económica que con aparatos eléctricos. En cualquier caso, cerrar la chimenea con una puerta tiene una serie de ventajas que hacen que esta sea la mejor opción. Si tienes una chimenea ya la usas mucho o solamente es un adorno, una puerta es más que recomendable y te vamos a decir por qué.

 

Una tendencia en alza

Los primero de todo es que las puertas de chimenea están hoy más de moda que nunca. De hecho, muchos constructores incorporan en sus planos una chimenea cerrada con puerta de cristal, ya que es mucho más decorativa según las pautas actuales. De modo que la primera razón por la que cerrar la chimenea es puramente estética, aunque esta es solo una curiosidad.

Una chimenea cerrada es mucho más eficiente y segura

Cuando tienes una puerta cubriendo el fuego del hogar, reduces el riesgo de que una chispa salte y se produzca un incendio, o simplemente que acabe arruinando la alfombra. Una chimenea cerrada hace que podamos salir a hacer la compra, irnos a dormir o abandonar la habitación sin pensar en lo que pueda pasar.

Otro de los beneficios es el económico. Al poder controlar el flujo de aire que entra en la chimenea, los troncos de madera se consumen de una forma mucho más eficiente, lo cual se traduce en un menor consumo de combustible. Y por tanto, en un ahorro bastante significativo.

Cerrar la chimenea con una puerta es más limpio

Sea que la uses o que no, las chimeneas cerradas son mucho más limpias. Cuando enciendes un fuego y lo dejas abierto, lo normal es que se vaya acumulando carbonilla y marcas de humo en las paredes, además de que un polvo gris suele cubrir gran parte de la estancia. Cuando no la usas, incluso cerrando el tiro se pueden acumular restos que entran por la chimenea, lo cual obliga a tener que limpiar de vez en cuando.

Con una puerta todo esto se acabó. Las manchas de humo y carbonilla no aparecen, porque nada sale hacia la habitación, sino que se va por el tiro o se queda en el fondo del hogar. Y al estar cerrada, aunque haya algo dentro no se ve, por lo que se acabó el problema. Y lo mejor de todo es que estas puertas tienen una instalación sin obras.

Disfruta de tu chimenea cerrada

Por eficiencia, limpieza y seguridad, además de por ser una tendencia decorativa, deberías tener tu chimenea cerrada con una puerta. Da igual si la enciendes poco tiempo, si la usas todos los días o si apenas te acuerdas de que la tienes. Además, al poder poner una puerta con cristales para chimeneas, podrás disfrutar de la incomparable imagen del fuego consumiendo la leña como si fuese una chimenea abierta.

Localización

  • C/ Santa Anna, 127, Cerdanyola del Vallès, 08290, Barcelona.
  • 936 924 560
  • 644 777 969 - Sólo WhatsApp