Hot Fire Door - Puertas para Chimeneas

¿Por qué razón sale humo fuera de una chimenea?

27 Sep

En algunas ocasiones nos podríamos encontrar con la desagradable sorpresa de que al encender nuestra chimenea el humo de la combustión no salga por el tiro sino que se filtre al interior, al menos en parte. Los motivos que pueden llevar a las chimeneas de leña a tener este problema son diversos, dependiendo de si se trata de una chimenea recién instalada o de una que la temporada anterior funcionaba perfectamente. 

 

Motivos por los que una chimenea puede meter humo en el interior

A veces la salida de humos de la chimenea se encuentra obstruida por algún elemento. Por ejemplo, hay casos en los que los pájaros han hecho un nido, una bolsa se han metido en el conducto o una rejilla se ha taponado debido al hollín acumulado. Para ello no hay más que asegurarse de que la salida de humos está libre de elementos que bloqueen el paso.

En otras ocasiones la entrada del humo se debe a la diferencia de temperaturas. Cuando la chimenea está fría y se enciende, el humo trata de mover el aire que tiene por encima, pero como está a menor temperatura busca la salida más fácil y se cuela en la estancia. A medida que la chimenea y el tiro se calientan, el humo sale por arriba. Para que esto no pase se recomienda utilizar leña fina, que calentará rápidamente la chimenea, y después incorporar troncos más gruesos.

Ciertos modelos de chimeneas como los insertables o los cassettes producen humo debido a que nada más encender el fuego se cierra la puerta. Esto llena el interior de humo y al estar aún frío el conjunto sale por cualquier lugar donde haya una rendija. Para evitarlo lo mejor es dejar entornada la puerta hasta que tenga temperatura y cerrarla un par de minutos después.

Hay quienes instalan la salida de humos de su chimenea cerca de la extracción de humos de la cocina. En caso de que la chimenea no tenga una puerta al poner la extracción el humo será atraído hacia este, lo cual llevará a que entre a la habitación. Si es así debe evitarse en la medida de lo posible encenderlo mientras la chimenea está encendida.

Existen otras causas por las que el humo se puede meter dentro. Por ejemplo, una salida demasiado estrecha que no pueda evacuar la cantidad de humo que se genera en la chimenea, que la leña esté húmeda y produzca más cantidad de humo de lo normal o que sea de mala calidad.

 

Cómo evitar que el humo salga fuera

Existe un modo de reducir las probabilidades de que el humo salga al interior de la habitación. Nuestras puertas para chimeneas sellan la parte frontal de tal modo que no hay grietas por las que el humo puede escapar, teniendo que salir siempre por el tiro. Esto, unido al cristal para chimeneas con el que están fabricadas permite mantener el control de las llamas y comprobar que el fuego está en las condiciones óptimas, reduciendo la cantidad de leña que se consume, así como el humo generado.

Localización

  • C/ Santa Anna, 127, Cerdanyola del Vallès, 08290, Barcelona.
  • 936 924 560